domingo, 6 de septiembre de 2009

Dichos de San Juan María Vianney


“Si soy un buen sacerdote, podré ganar muchas almas para dios, ¿saben que todos podemos hacerlo?”.
*
“En la oración hecha debidamente, se funden las penas como la nieve ante el sol”.
*
“El demonio no le teme tanto a la disciplina y a las camisas de pelo; lo que realmente teme es la reducción de comida, bebida y sueño”.
*
“Cuando predico le hablo a algunas personas que están aparentemente sordas o dormidas, pero en la oración le hablo a Dios que no es sordo”.
*
“La taberna es la tienda del demonio, el mercado donde las almas se pierden, donde se rompe la armonía familiar, donde comienzan las peleas y se cometen o planean asesinatos. En cuanto a los dueños de las tabernas, el demonio no les molesta tanto, sino que los desprecia y los escupe”.
*
“Te amo, mi Dios, mi único deseo es amarte”.
*
“¿Qué podemos imaginarnos más consolador para un cristiano que tuvo la desgracia de pecar, que el hallar un medio tan fácil como es la limosna, para satisfacer la justicia de Dios por sus pecados?”.
*
“Por la limosna podemos fácilmente rescatarnos de la esclavitud de los pecados y atraer sobre nosotros y sobre todas nuestras cosas las más abundantes bendiciones del cielo”.
*
“Jesucristo, nuestro Divino Salvador, sólo piensa en nuestra felicidad, y no ha despreciado ningún medio para proporcionárnosla”.
*
“Bajo cualquier aspecto que consideremos la limosna, ella es de un valor tan grande que resulta imposible que comprendamos todo su mérito; solamente el día del Juicio Final llegaremos a conocer todo su valor”.
*
“Por la limosna podemos librarnos de caer en las penas eternas. ¡Qué bueno es un Dios que con tan poca cosa se contenta!”.
*
“La razón que debe inducirnos a dar limosnas de todo corazón y con alegría, es el pensar que se la damos al mismo Jesucristo”.
*
“La limosna es de gran mérito a los ojos de Dios, y tan poderosa para atraer sobre nosotros sus misericordias. Asegura nuestra salvación”.
*
“¡Cuántos pecadores están cegados respecto al estado de su alma, y esperan hacer aquello que no les será dado realizar cuando ellos quieran!”.
*
“El hombre tiene un hermoso deber y obligación: orar y amar”.
*
“Si oran y aman, habrán hallado la felicidad en este mundo”.
*
De: El Cura de Ars, Sufrir amando no es sufrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada