domingo, 13 de septiembre de 2009

Dichos de San Juan María Vianney (III)


“Hay personas que se sumergen totalmente en la oración como los peces en el agua, porque están totalmente entregadas al buen Dios. Su corazón no está dividido”.
*
“Otro beneficio de la oración es que hace que el tiempo transcurra tan aprisa y con tanto deleite, que ni se percibe su duración”.
*
“La oración no es otra cosa que la unión con Dios”.
*
“Todo aquel que tiene el corazón puro y unido a Dios experimenta en sí mismo como una suavidad y dulzura que lo embriaga, se siente como rodeado de una luz admirable”.
*
“La oración es una degustación anticipada del cielo, hace que una parte del paraíso baje hasta nosotros”.
*
“El impío, en este mundo, parece hacer gala de desconocer el poder de Dios, viendo a los pecadores sin castigo; llega hasta decir:¡No hay Dios no infierno!; o bien: No atiende Dios a lo que pasa en la tierra. Pero deja que venga el Juicio, y en aquel día grande Dios manifestará su poder y mostrará a todas las naciones que El lo ha visto todo y de todo ha llevado cuenta”.
*
“Para crear el mundo Dios empleó seis días; para destruirlo, bastará un abrir y cerrar de ojos”.
*
“Para crear el mundo no llamó a nadie a que fuese testigo de tantas maravillas; para destruirlo, todos los pueblos se hallarán presentes, todas las naciones confesarán que hay un Dios y reconocerán su poder”.
*
“La mayor de todas las desdichas es que sean insensibles a ellas y continúen viviendo en pecado y sin reconocer esa locura”.
*
“La reprobaciones del mundo son bendiciones de Dios”.
*
“No hables de ti, ni para bien, ni para mal. La humildad desarma la justicia de Dios”.
*
“Ustedes dicen que Dios es duro. Yo les aseguro que no, él es dulce, consolador… Eso sí, es necesario amar sufriendo y sufrir amando. Lo digo con verdad: únicamente aquí hay perfecta alegría”.
*
“El Ave María es una oración que no cansa nunca”.
*
Fuente: El Cura de Ars, Sufrir amando no es sufrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada