miércoles, 21 de octubre de 2009

Lo esencial para la Divina liturgia (II)


(Objetos litúrgicos)

EL INCIENSO: El uso del incienso en las Misas solemnes es general en la Iglesia católica.El fuego del incensario expresa los sentimientos de adoración, alabanza, gratitud, sumisión, en una palabra: la oración de la Asamblea Cristiana a Dios.


EL PAN Y EL VINO: La Iglesia latina se sirve para la consagración el pan ácimo, es decir, sin levadura. Funda su práctica en el hecho de que Nuestro Señor habiendo instituido la Eucaristía la víspera de su muerte, es decir, el día de los ácimos, no pudo servirse más que de este pan, porque la ley prohibía a los judíos, bajo pena de muerte, tener en sus casas pan fermentado en ese día.Ordinariamente se imprime en él la imagen de Jesucristo en la cruz o algún otro emblema religioso.El vino debe de ser puro y de buena calidad. Sólo el vino procedente de uva puede ser consagrado.


LAS SACRAS: En número de tres, especies de cuadros, puestos el más grande en medio, y los otros dos a cada lado del altar: contienen impresas diversas oraciones de la Misa y sirven para ayudar a la memoria del sacerdote.


LAS VINAJERAS: Dos jarritas de cristal con el vino y el agua. Se las coloca sobre la credencia que hay a la derecha del altar.


LA CAMPANILLA: Que se toca aun en los oratorios privados.


EL CÁLIZ: Es el vaso sagrado en el cual se hace la consagración del vino en la preciosa sangre de Jesucristo. La copa debe ser de oro o por lo menos de plata sobredorada en el interior.


LA PATENA: Es un platito del mismo metal que el Cáliz, destinado a recibir la Sagrada Hostia.


EL COPÓN: Copa de forma semejante al Cáliz, provista de una tapa, en la que se conservan las Hostias para la comunión.


LA CUSTODIA: Es una pieza de orfebrería (sol de oro) destinada a exponer la Sagrada Eucaristía a la veneración de los fieles.


EL CORPORAL: Lienzo sobre el que reposa el Cuerpo de Nuestro Señor : en tiempos antiguos era tan largo y ancho como la mesa del altar y tan amplio que se le doblaba sobre el Cáliz para cubrirlo. Por comodidad se le ha reducido considerablemente.


LA PALIA: Lienzo de forma cuadrada, que sirve para cubrir el Cáliz después de la consagración. Corporal y palia deben de ser de cáñamo o de lino.


LA BOLSA: Especie de carpeta recubierta de tela, que contiene el corporal doblado.


EL PURIFICADOR: Sirve para enjugar los labios y dedos del sacerdote, así como el Cáliz después de la comunión.


EL PAÑO DE MANOS: Lienzo pequeño con el cual el sacerdote se enjuga los dedos al Lavabo éste y el velo del Cáliz, no son lienzos sagrados: pueden ser tocados por todos.


De: Una Voce Cádiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada